domingo, 31 de marzo de 2013

Mona de Pascua



Desde la muerte y resurrección del Señor, la Pascua fue celebrada indistintamente en viernes, sábado o domingo, hasta que, en el año 325, el Concilio de Nicea, convocado por el emperador Constantino, acordó que lo fuera “el primer domingo después de la primera luna llena que sigue al equinoccio vernal”. Por ello, la Pascua de Resurrección nunca cae antes del 22 de marzo ni después del 25 de abril.

En la antiguedad, en muchas culturas el huevo simbolizaba fertilidad, nacimiento y resurrección. Los egipcios enterraban huevos en sus tumbas y los griegos los colocaban sobre las sepulturas. Los romanos acuñaron el proverbio “toda vida procede de un huevo”, y la leyenda asegura que Simón de Cirene, que ayudó a Cristo a trasladar la cruz hasta el Calvario, tenía como oficio el de vendedor de huevos. Por tanto, cuando la Iglesia empezó a celebrar la Resurrección, en el siglo II, utilizo este símbolo popular y fácilmente identificable.



El riguroso ayuno y abstinencia que antiguamente caracterizaba al período de Cuaresma introdujo entre los cristianos la costumbre de bendecir el sábado santo todos los huevos recogidos desde el miércoles de ceniza para repartirlos entre los amigos el día de Pascua.
 
Durante varios siglos, a partir del siglo XV, en la costa mediterránea a excepción de la zona Andaluza, al llegar la Pascua, los pasteleros cocinaban unos bollos de harina, huevo y azúcar al horno, con uno o varios huevos duros incrustados en la superficie, que los padrinos y ó abuelos regalaban a sus ahijados y ó nietos dándole el nombre de "mona de Pascua". La palabra mona proviene del vocablo árabe “munna”, que quiere decir obsequio. Esta costumbre se realizaba consecutivamente durante doce años, hasta que el niño hacia la primera comunión. El numero de huevos de la mona era el mismo que el de años del infante  protagonista del regalo. El niño correspondía con un  verso, que imagino, que con trabajo y no menos vergüenza recitaba a su mentor.


Las primeras monas que aparecieron eran de masa de pan común para pasar luego a la masa abizcochada y huevos duros.  Con el tiempo se fue añadiendo el chocolate hasta que en el siglo XX este ingrediente deslumbró y desbancó a las tortas con huevos y comenzó a parecer las figuras esculpidas en chocolate, que han dado paso a autenticas obras de arte típicas de Cataluña y Levante.
 "Mi Mona de Pascua"


Ingredientes:

  • 550 gramos de harina de fuerza tamizada
  • 25 gramos de levadura fresca de panadero
  • 50 gramos de margarina
  • 400 mL de leche
  • 3 cucharadas de azúcar+1para espolvorear por la superficie
  • Una pizca de sal
  • 1 huevo para pintar
  • Semilla de sésamo 2 cucharitas



Preparación:

  1. Diluir la levadura en leche tibia
  2. Añadir los demás ingredientes
  3. Trabajar la masa hasta que este elástica
  4. Colocar en un cuenco y tapar con un paño húmedo
  5. Dejar reposar dos horas
  6. Trabajar de nuevo la masa vigorosamente
  7. Colocar en forma de torta sobre un papel de horno
  8. Hundir los huevos previamente lavados
  9. Espolvorear con sésamo
  10. Dejar una hora en reposo
  11. Pintar con huevo batido y azúcar
  12. Introducir en horno a 180ºC durante 40 minutos
¡Qué aproveche!


No hay comentarios:

Publicar un comentario

También interesante...

Mira qué rico...

COCINANDO CON LAS CHACHAS

COCINANDO CON LAS CHACHAS

Desde hoy 23.03.2015

UN LIBRO EN ABRIL

Participo en el Reto de

Participo en el Reto de
LA MARQUESA DE PARABERES

MASCOTA SABOR A MÁLAGA

MASCOTA SABOR A MÁLAGA

RETO ENSALADAS VERANO 2014